miércoles, 21 de septiembre de 2011

Semiótica I - Análisis de “El Gran Dictador”, de Charles Chaplin


Instituto Superior de Formación Docente N º19

Semiótica I.
Profesora: Karina Vitali.






El Gran Dictador” de Charles Chaplin


1 – Ficha Técnica

Dirección, producción y guión: Charles Chaplin.
País: USA.
Año: 1940.
Duración: 124 min.
Reparto: Charles Chaplin (Adenoid Hynkel), Jack Oakie (Napaloni), Reginald Gardiner (Schultz), Henry Daniell (Garbitsch), Billy Gilbert (Marshal Herring), Grace Hayle (Sra. Napaloni), Carter De Haven (Embajador de Bacteria), Paulette Goddard (Hannah), Maurice Moscovitch (Sr. Jaeckel), Emma Dunn (Sra. Jaeckel).
Música: Charles Chaplin y Meredith Willson.
Fotografía: Karl Struss y Roland Totheroh.
Montaje: Willard Nico.
Dirección artística: J. Russell Spencer.


2 –
Un soldado de la Primera Guerra Mundial salva milagrosamente a un importante oficial llamado Schultz. Luego regresa a su país, Tomania, presentando un cuadro de amnesia que no le permite recordar nada de lo que pasó ni la difícil situación política y social que atraviesa Tomania. Hynkel se había establecido como dictador de Tomania llevando adelante una dura política de persecución y eliminación del pueblo judío, causante, según el régimen, de todos los problemas de Tomania y del mundo. En estas circunstancias es que regresa el desconcertado soldado a su vieja barbería del barrio judío donde se enamora de su vecina Hanna. Ante la persecución que sufren los judíos, el oficial Schultz, cercano e importante oficial del gobierno de Hynkel, ordena dejar en paz a quien le salvó la vida años atrás. Pero cuando el mismo Schultz no está de acuerdo con invadir al vecino país de Osterlich es llevado a un campo de concentración. Huye y se esconde en el ghetto judío donde planifica la resistencia contra las políticas de Hynkel. Pero el plan fracasa y tanto Schultz como nuestro protagonista son enviados a un campo de concentración. Hynkel prosigue con su plan y se reúne con Napaloni, dictador del amigo país de Bacteria, con quien sin embargo, disputa la invasión de Osterlich. En el encuentro de los dos dictadores se llega finalmente a un acuerdo luego de una interminable lucha de egos. La invasión sucede con éxito y Hanna, que había huido a Osterlich, cae otra vez bajo el dominio del régimen de Tomania. Mientras el dictador Hynkel disfruta de unas vacaciones pescando en un lago, Schultz y el barbero escapan del campo de concentración. La persecución de los dos fugados no se hace esperar, pero gracias a una confusión el detenido es el propio Hynkel que es confundido con el barbero. Y el barbero a su vez es confundido con Hynkel, debiendo ocupar el lugar del dictador para salvar su vida y la de Schultz. Finalmente, el barbero da un extenso y poderoso discurso a favor de la libertad, la diversidad, yendo en contra de todo lo que había hecho el verdadero Hynkel.





3 –  (Descargar imagen para ver el cuadro en tamaño normal)

4 –
a- Chaplin juega permanentemente con los planos generales y primeros planos poniéndolos en diálogo permanente. un claro ejemplo es el discurso de Hynkel donde se pasa de los primeros planos donde se exalta la figura y la gestualidad del dictador, a un plano más general en el que entra en pantalla la toda la cúpula de militares que acompañan silenciosa y obedientemente las palabras y gestos del dictador, remarcando la autoridad que Hynkel ejercía sobre ellos.

b- Un ejemplo de travelling es la primera escena de la película donde en un ángulo prácticamente fijo nos muestra la escena de la batalla de la primera guerra mundial hasta llegar al Gran Berta, el poderosísimo cañón donde nuestro protagonista ejerce sus funciones. Además de darnos un panorama de la batalla, esta escena escena sirve para remarcar la magnificiencia y lo gigantesco del cañón, simbolizando el gran poderío bélico con el que contaba Hynkel-Hitler.
En el minuto 29:47 se inicia una secuencia de trayectoria cuando Hanna lo golpea sin querer al barbero, ya que la cámara se mueve siguiendo los movimientos del barbero mareado por toda la calle hasta volver hasta el mismo lugar donde recibió el golpe. Es una manera también de mostrar en una escena cómica el estereotipo de barrio judío de aquella época.
Un ejemplo de panorámica se puede observar en el minuto 89:00, cuando Hynkel recibe a Napoloni y juntos saludan a la multitud. La cámara gira verticalmente hacia arriba para dar lugar al gigantesco monumento con la figura del mismísimo Hynkel. Esta escen cumple perfectamente su cometido de magnificar la figura del dictador.


5 –
a- Un claro ejemplo de elipsis, es decir, de dejar fuera del cuadro los acontecimientos pricipales, es la irrupción de las fuerzas de la doble cruz en la casa donde se encuentran escondidos el barbero y Schultz. La cámara sólo muestra un pájaro encerrado en una jaula, actuando a su vez como elemento simbólico y metafórico de la brutalidad de los hechos que acontecen, a los que el espectador accede mediante el sonido de los soldados reprimiendo y golpeando a quienes se interponen en su camino.

b- La metáfora se encuentra permanentemente en esta película de Chaplin. Una de las escenas más emblemáticas del film es cuando el dictador juega con un globo que simboliza a la tierra. Esta utilización de la metáfora alude a las decisiones que puede llegar a tomar alguien que domine al mundo entero, haciendo que cada una de sus decisiones, de sus actos tengan un total influencia en el resto del planeta.

c- La escena donde Hynkel cruza uno de los salones de su palacio y tropieza haciendo que los que estaban allí dejen inmediatamente de hacer lo que hacían para hacer el saludo al dictador, es un símbolo del miedo que generan los regímenes dictatoriales para dominar a las personas. Esta muestra hasta qué extremos ridículos puede llegar la humanidad cuando delega toda la autoridad en la figura de un dictador.


6- El punto de interés de la película, según mi propia visión, se halla en la maestría con que es tratada la persecución de los judíos por el régimen nazi. Lo tragicómico, lo grotesco y lo paródico están al servicio de uno de los episodios más terribles de la historia de la humanidad. Sin embargo, a pesar de querer exagerar la violencia, los gestos y las formas, la ficción no supera a la realidad. Y ese es el mayor portador de sentido de la película en general: por más que se quiera exagerar, nunca se podrá igualar la crueldad del gobierno nazi. Al lado de los oficiales alemanes, los de Tomania, son niños ingenuos. A modo de eejemplo, cabe resaltar la imagen del campo de concentración donde cada uno duerme en su cama plácidamente, que contrasta con todo el material documental (fílmico, literario, etc.) que disponemos hoy en día en torno a la inhumanidad de dichos campos en la realidad. También es de destacar la valentía que supuso realizar el film antes de que comience la segunda guerra mundial, en pleno auge del régimen nazi.
Segunda Parte.


1 –

El discurso de la escena final, donde el barbero ocupa el lugar del verdadero dictador, podría ser extraído literalmente como una notia de opinión firmada por el propio Chaplin en cualquier periódico. Justamente, la película intenta construir y dejar al desnudo los grotesco, lo abusivo, lo inhumano y lo ridículo de cualquier régimen dictatorial. El discurso final cumple la función de moraleja, de las propias conclusiones que el autor pudo sacar de todo lo que se ha visto. La película entera es la justificación que sustenta al discurso final.
De esta manera, el discurso final intenta quitarle la máscara a las argumentaciones y promesas que embanderan y convencen a los pueblos de que un régimen militar es la mejor forma de conducir una nación. Con estas palabras se pretende conienctizar al espectador acerca de esa falsa libertad profesada por las tiranías y dictaduras en todo tiempo y lugar. El discurso está dirigido a la humanidad entera, no haciendo alusión a un único gobierno dictatorial. En ningún momento se nombra a Tomania. Tomania, como símbolo del régimen nazi, representa a su vez a cualquier régimen dictatorial, ya sea pasado, presente o futuro.


2 –
Como vimos en el punto anterior, la película entera es la justificación que sustenta al discurso final. Esto está claramente relacionado los concceptos de desarrollo programado y aparición inesperada. Esto es debido a que, como afirma Aumont, “el filme de ficción se parece a un ritual:debe conducir al espectador al desvelamiento de una verdad o de una solución, a trravés de un cierto número de etapas obligadas, de vueltas necesarias”. Como dijimos anteriormente, el discurso final podría ser extraído y ser igualmente válido. Pero carecería de la fuerza que supone cada uno de los estadíos recorrridos por la película. Más allá de relatarnos las peripecias del barbero, Chaplin logra que el espectador construya una estructura coherente y significativa de aquello a lo que se quiere aludir. Nada está hecho al azar o porque sí. Desde la primera escena de la primera guerra mundial, pasando por el ghetto, la asunción al poder Hynkel, la crueldad de su régimen, la vanidad y el desequilibrio mental de los dictadores, la invasión de Ostelich, etc. son todos lugares de tránsito obligado para comprender la inhumanidad de cualquier guerra o régimen represivo, que intenta abordar el film.

2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias! Me has ayudado mucho en mi trabajo, te lo agradezco de veras

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Me has dado muy buenas herramientas para realizar mi análisis.

    ResponderEliminar